Mi alia – Sharon Mitnik

Desde muy muy chiquita soñaba con venir a vivir a Israel. Era de esos sueños que cuando más cerca parecía estar, más se hacia desear.

Fue un sueño que estuvo desde antes de conocer Israel y que quedó afirmado cuando vine de visita en 2011 con mi familia, y se volvió a afirmar cuando vine con Taglit. Cada viaje me demostraba una faceta diferente, una posibilidad diferente y también dificultades diferentes pero mi sueño siempre estaba ahi, intacto, inamovible.

Y cuando ya estaba a un paso de cumplirlo, los miedos aparecieron y decidí venir a probar asique hice Onward un programa de Massa de 7 semanas donde estudiábamos en la Universidad de Tel Aviv y trabajamos en StartUps en TLV. Esas 7 semanas se convirtieron en casi 6 meses.

Estando en mi pasantía decidí que sin dudas Israel era mi lugar, que Israel era el lugar donde quería vivir asique hice el gran llamado, hable con el global center y finalmente abrí carpeta. Fue uno de los días más felices de mi vida y lo recuerdo como si fuera ayer.

Pero antes de cumplir este gran sueño volví a Argentina a esperar mi alia desde allí, llenándome de energía y amor de amigos y familia porque sabía que la alia podría llegar a ser difícil y claro que lo es si al mes de llegar y convertirme en Israeli una pandemia mundial aparece y nos cambia los planes.

 

Yo sabia que al llegar quería trabajar como moza, en un supermercado, en un hotel, queria tener esa experiencia y sobretodo quería practicar el hebreo que iba a estar estudiando en el ulpan etzion cada mañana.

Para sorpresa de muchos, y sobre todo mía, la pandemia me dio más herramientas e hizo que me desempeñe de una manera que no se si en una alia convencional hubiese pasado. Me permitió conocer gente muy de cerca, aquellas personas con las que conviví día y noche, seguer y no seguer, todo.

Y ahí fue cuando conocí a Gvahim, vinieron a presentar al ulpan el programa “Gvahim Career Center” nos ofrecían ayuda para encontrar un trabajo de calidad en Israel y la verdad, es que no creía que lo necesitaba porque yo seguía queriendo trabajar en un café pero aún así por consejos de amigos me anote. Gracias a Ds me aceptaron aun con un inglés flojo y un hebreo bastante principiante. Empezó el curso, y empecé a entender qué podia hacer yo en Israel pero sobretodo QUIEN podia ser. Me ayudaron a ver las herramientas con las que cuento y lo que podia hacer con ellas en el Mercado laboral Israeli.

Terminé el curso super feliz porque había descubierto todas las posibilidades laborales que tenía. Gracias a que conseguí mi deseado trabajo en un en un café pude avanzar muchísimo con el hebreo, y aunque trabajaba en las tardes y estudiaba en las mañanas me voluntarice en Gvahim para ayudar con traducciones en español  y sorprendentemente me ofrecieron un trabajo. Fue así que en Septiembre del 2020 empece a trabajar como administrativa en Gvahim.

Luego de un año y medio, me contactaron de varias empresas a traves de mi LinkedIn para ofrecerme trabajo, con algunas empecé el proceso de reclutamiento y  a otras direcramente los denegaba porque no eran de mi interés. Hasta que una amiga me contactó para un puesto en una emrpesa fintech, un puesto junior (de esos que no hay muchos lamentablemente) y era mi oportunidad para intentar algo nuevo pero que en realidad es mi base ya que soy contadora y voy a trabajar en finanzas y contabilidad.

Asique si hoy me preguntan si Gvahim ayuda, o si recomiendo el curso, les digo que SI. Si porque cuando no crees que podes conseguir algo, te muestran todo lo que si podes hacer como me paso a mi al principio de mi alia y si porque lo que se aprende en el curso sirve para siempre.

Además del apoyo inimaginable que todo el equipo le da a cada ole.

Estoy feliz de haber tenido el privilegio de participar en Gvahim y luego de haber compartido equipo de trabajo, haber ayudado a tantos olim a cumplir sus sueños y de ahora poder cumplir un sueño más que es aprender a trabajar en mi sector, como contadora en Israel.

Gracias Gvahim por todo!!

Sharon Mitnik